17 ene. 2012

El intruso.

Que la culpa no les carcoma los huesos.
Ya va haber tiempo para las risas,
los abrazos y los besos
Déjenlo en su mundo,
un mundo muy poco profundo,
donde no se rie, donde no se llora,
donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.
Lo único que me enferma es saber
que en la perra vida jamás me voy a deshacer de él.
Siempre adentro mio, fiel a su promesa
de quemarme la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario