8 sept. 2011

Que feas son las despedidas, no? Es el momento en que sos conciente de que todas esas cosas que estas haciendo no las vas hacer más. Es sentir el final, vivirlo.
Y después, las lagrimas, las lagrimas que recorren mi mejilla con cada recuerdo. Sentir que voy a extrañar muchas cosas, que voy a extrañar su presencia en mi casa, sus manos abrazandome, acarisiandome, sosteniendome siempre, sus besos tan lindos y tiernos, su voz todas las noches, su perfume tan particular, y su amor tan incondicional y único. DIOS, ¡QUÉ DIFÍCIL! Mas cuando amas, cuando amas tanto a la persona que se va... 



Estoy segura de que nos vamos a volver a ver y no en otra vida, si no en esta. Se feliz, disfruta la vida, a tu familia y a tus amigos, cuidate mucho, cuida a tu corazón, a tu cabeza y a tus pulmones, querete y quere, estudia y sali a bailar (si se puede las dos cosas eh, no te hagas el vivo) y despertate a la mañana.  No te olvides de que sos hermoso por fuera y por dentro, que es lo más importante. No te olvides que siempre te ame, y que lo sigo haciendo. Winnie, gracias por marcar una parte de mi vida que nunca   voy a olvidar porque siempre me voy a acordar de mi primer amor. Chau cosita, que feliz que fui con vos!
Ornella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario