24 may. 2012

¿Cómo pretento que me quiera, si ni-siquiera se quiere el mismo?

Necesito descargarme, necesito poder explicar todo lo que siento, necesito contarlo ya que ninguno de mis amigos o amigas puede entender el dolor que siento cada vez que veo que da un paso más por ese camino de mierda. Ayer llegue al punto de preguntarme porque carajo me metí con este flaco, si yo vivía en mi mundo y por lo máximo que me preocupaba era por si alguna de mis amigas tomaba de mas.
Ahora todas las noches siento una angustia terrible cuando me pongo a pensar como va a terminar esto, en lo mal que va a terminar y me siento TAN impotente. Me da mucha bronca no poder hacer nada, ya que la decisión esta en él y solamente en él. Y me da más bronca que este orgulloso y feliz de lo que hace, que no entienda que toda esta mierda le hace mal, que esto ya es un vicio para él, que todo empieza con un porro, y después cocaína y después paco y después? Qué hay después?
Es una mierda sentirme así. Ya paso a un segundo plano si esta con la primer puta que se le cruza o si se habla con cualquier minita, juro que ya eso tiene una mínima importancia. Lo único que me importa es que él abra los ojos de una vez por todas.
Pero como pretendo que eso pase si vive en un ambiente de mierda, con “amigos” que hacen lo mismo que él, con la misma mentalidad de un pendejo que se cree más capo;vivo;superior;o algo parecido que los demás por drogarse.  Imposible
También me da mucha lastima que haya dejado de ser esa persona de la que yo me enamore, esa persona tierna que estaba en todos los detalles, que me mandaba un mensaje hermoso cuando me iba a dormir, y uno más lindo cuando me despertaba, que me miraba con tanto amor que lo podía notar cualquiera, que no le importaba viajar a Bariloche estando conmigo, que venía a buscarme a cualquier lado y podía pasar horas conmigo. Puedo entender que hay muchos motivos por los cuales esa persona desapareció, pero uno de los más importantes fue haber puesto como prioridad drogarse. Eso lo obligó a mentirme muchas veces y sin duda lo alejo de mí.
Pero bueno, en fin, no hay una solución que yo tenga a mi alcance. Seguiré pidiéndole a Dios que le habrá los ojos, que le habrá esa cabeza y pueda corregir la cagada que se esta mandando. 
(A pesar de todo esto, no puedo dejar de amarlo nisiquiera un minuto, porque hasta en los momentos de odio siento a la vez un profundo amor)

No hay comentarios:

Publicar un comentario